Guía de ciclismo urbano

Está escrita en francés, pero es una guía muy completa para el ciclista urbano nobel.

Me dan ganas de traducirlo entero, pero sería un post eterno, así que me limitaré a ir haciendo posts con algunos de los consejos más útiles.

Un vistazo al índice:

  • Por qué practicar ciclismo urbano. A todos se nos ocurren montones de razones, desde las más obvias (por salud, por el medio ambiente, por ahorrar tiempo evitando atascos y aparcar…) hasta las menos recurrentes (para espabilarse desde primera hora de la mañana, mejorar los reflejos, por imagen… ¡A saber!)
  • Equipamiento. En principio con la bici y un par de piernas bastan, pero un breve vistazo al surtido de accesorios de algunos distribuidores me ha hecho comprender que existen accesorios que realmente pueden hacerme la vida más fácil sobre la bici.
  • Arrancar, parar y girar. Vaya, parecen maniobras de lo más esencial que cualquiera domina, pero habrá que sumergirse en el contenido de esta sección para ver con qué nos sorprende.
  • Dónde colocarse en la calzada. A veces la ubicación que mejor nos parece no es la más segura, seguro que este apartado nos puede dar unas cuantas ideas para superar el tráfico cada día.
  • Qué hacer en las intersecciones. O «sobrevivir al coche que decide que no puedes tener la preferencia porque vas en bici», y seguro que algún que otro consejo para no quedarse encerrado en una rotonda, o imposibilitado para girar en un cruce.
  • Rodar bajo la lluvia y rodar en la oscuridad. A casi cualquiera nos gusta ir en bici en primavera y verano, pero unos cuantos consejos para rodar en condiciones adversas seguro que ayudan.
  • Cómo superar todas las situaciones difíciles. Resulta difícil de creer que el autor de esta guía haya podido recopilar todas las situaciones difíciles, a bordo de una bicicleta se dan tantas como conductores diarios en la Castellana, pero mejor aprender leyendo sus consejos que a base de vivir muchas situaciones complicadas.
  • Saber más. Supongo que será una sección «varios» para todos los consejos que no le encajan en ningún otro apartado, veremos.
  • Anexo 1: prevenir el robo. ¡Ay! La eterna preocupación de todo ciclista urbano… Si  no te pueden robar la bici se llevarán las luces, el sillín, y cualquier otra pieza fácil de desmontar. Las recomendaciones que he visto incluyen candar todo lo candable, pero ¿quién quiere llevar el peso de tanto candado y pasar quince minutos poniéndolos todos? A ver si nos dan ideas nuevas… Yo vivo relativamente tranquila metiendo mi bici en cualquier sitio en que me den permiso, pero es que no sempre me lo dan.

Me ha parecido una guía bastante interesante, sobre todo para los que acaban de meterse en esto, así que intentaré ir traduciéndola para ponérselo fácil a quienes no hablen norpirenáico.

El Camino de Santiago en bici

Esto tiene más que ver con el cicloturismo que con el ciclismo urbano diario, pero esque esta empresa ha tenido una gran idea: ¿cuál es el objetivo de cualquier viajero que peregrine hacia Santiago de Compostela? Hay muchos, como disfrutar del viaje, de los paisajes, de la cmpañía, los más místicos de la espiritualidad… Pero el objetivo final, ese que ayuda a seguir adelante cuando las articulaciones duelen, los pulmones queman y la cabeza va a estallar, es llegar a Santiago. Del mismo modo que, en una cuesta arriba especialmente dura, el ciclista consigue que las piernas sigan pedaleando fijándose un objetivo que alcanzar (hasta la próxima curva, hasta la próxima raíz en el camino, hasta el punto más alto de la cuesta….), el peregrino ciclista consigue superar las peores etapas pensando en alcanzar su meta final, Santiago de Compostela.

¿Y qué sucede cuando se alcanza por fin el perseguido objetivo? Después de unos días disfrutando de la ciudad y descansando, toca regresar a casa. Pero a pesar del reposo, aún duelen los huesos, las articulaciones, y la fatiga acumulada aún se hace notar… ¿Imagináis volverse en esas condiciones cuando ya se ha superado la meta final del viaje? Mucha gente se organiza con familiares o amigos para que les esperen en destino y se vuelven con su bici a cuestas, o empaquetan la montura y se vuelven en tren o en autobús.

A una empresa de alquiler de bicis compostelana, Tour’n’ride,  se le ha ocurrido la solución para atajar tantas cuestiones logísticas: ellos te envían una bici de alquiler a cualquier punto por mensajería, tú haces tu Camino de Santiago, y cuando llegas a destino, les devuelves la bici y te vuelves como quieras, pero sin necesidad de cargar con la bici en el trayecto.  Y si le tienes cariño a tu bici, y te gusta disfrutar con ella –  que para eso la cuidas y la preparas – del trayecto, también puedes hacer el camino en tu bici, y ellos se encargan de embalarla y enviarla de vuelta a tu casa.

Sencillo, pero nadie había caído antes, y yo llevaba tiempo pensando en hacer la ruta y preguntándome cómo demonios haría la vuelta, ¿en la bici o con la bici.

Bicis holandesas

No se ven muchas en España, aunque ya les van saliendo importadores, pero quienes hayáis viajado de Pirineos para arriba las habréis visto. Las bicis holandesas (o de tipo holandés) son muy fáciles de reconocer y ejercen una curiosa fascinación en mi: acostumbrada a la robustez de mi bici de montaña, su diseño esbelto casi me parece frágil, y a menudo los ejemplares que he avistado estaban destartalados, llevaban años con el cambio sin engrasar, ni un ajuste de frenos… Y sin embargo, cuanto más destartaladas, más atractivas parecen a mis ojos.

Y es que las bicis urbanas de tipo holandés tienen unas cuantas ventajas: la mayor de ellas es que, al provenir de países en que el ciclismo ha sido un medio habitual de transporte desde hace mucho tiempo, sus fabricantes llevan más de un siglo desarrollando diseños cada vez más cómodos, seguros y prácticos. Y aún así han conservado ese aspecto retro tan atractivo.

En cuanto a la comodidad, las bicis holandesas ofrecen una postura de conducción completamente erguida, lo que evita tensar la espalda, la necesidad de levantar la cabeza para ver por dónde vamos, y cargar todo el peso sobre nuestros brazos.

Además, las ruedas sobredimensionadas que las caracterizan (28» frente a las 26» de una bicicleta mixta o de montaña) absorben las irregularidades de la calzada. Algunos modelos incluyen también amortiuación en la tija del sillín y la horquilla.

Como en la mayoría de tipos de bici, hay distintas tallas de cuadro, pero en muchos modelos holandeses también cabe la posibilidad de ajustar la altura y la inclinación del manillar (un detalle que algunos modelos plegables están adoptando).

La seguridad es otra de las prioridades en el diseño de estas bicis, especialmente la visibilidad es un factor clave en países en que las horas de luz diúrna escasean la mayor parte del año: las bicis holandesas incluyen un faro frontal y otro trasero que se alimentan con una dinamo, en su versión más clásica o en rediseños que la integran en el buje delantero, consiguiendo mayor seguridad y menos ruido. Ya existen incluso modelos con sensores de luminosidad que automatizan el encendido de los faros.

Para mejorar la visibilidad desde todos los ángulos, las bicis holandesas suelen incluir bandas reflectantes en las ruedas.

En los últimos diseños los frenos de zapata están siendo sustituidos por frenos «rollerbrake» – un tipo de frenos de disco integrados en el buje – , que apenas requieren mantenimiento y son inmunes a la lluvia.

Las bicis holandesas también suelen incluir un antirrobo que bloquea la rueda, así que la bici queda inmovilizada con un giro de llave. Normalmente estas cosas toca comprarlas aparte…

En las bicis holandesas se ha buscado la mayor practicidad posible. Por ejemplo, el cambio tradicional de piñones y desviador trasero se sustituye por una caja de velocidades integrada también en el buje trasero – ¡lo que les cunden los bujes a los holandeses! – que tiene, entre otras, la ventaja de permitir cambiar de marcha en parado: en ciudad es muy habitual tener que para bruscamente ante un coche que maniobra sin vernos, un peatón que cruza «de oído», o un semáforo inesperado; frenazo en el piñón más pequeño, y luego toca poner la bici en marcha con un pedaleo ralentizado, o poniéndose de pie, en la mayor parte de los casos con un coche impaciente detrás que nos rebasa de mala manera.  Ese problema se acaba con este sistema de cambio. Además, al no haber una cadena que pueda salirse de los piñones desaparece la posibilidad de mancharse el bajo de los pantalones (el cubrecadenas suele evitar que se te engaanchen, pero que se manchen es otra cosa).

También incluyen, como la mayoría de las bicis pensadas para uso urbano, cestas, portabultos, guardabarros y demás accesorios.

En definitiva, entre ese aspecto retro y esa explotación exhaustiva de los bujes, estoy decidida a hacerme con una urbana holandesa el día que consiga una casa con garaje (28» no tienen cabida en mi cuarto de las bicis), así que voy a ir mirando los diferentes modelos para cuando toque.

Light-Lane: llévate el carril bici puesto

Hace ya unos días que me llegó algo de información sobre este «invento»: Alex Tee y Evan Gant, de Altitude Inc. – un laboratorio de diseño con un imporatnte peso del «diseño verde» – ha desarrollado un láser que proyecta un carril bici detrás de tu bici. Esto puede solucionar, al menos durante la noche, el problema de que los coches se empeñen en pasar demasiado cerca de los ciclistas (ayer mismo volvieron a pasarme casi rozando…).

Hoy mismo he recibido respuesta de Evan, que se ha tomado la molestia de explicarme ampliamente el proceso de creación de este dispositivo:

«… El origen de la idea fue meramente conceptual, ya que Alex y yo nos habíamos apuntado a un concurso de diseño para promover los desplazamientos diarios en bici. Habiendo presenciado cómo varios amigos eran golpeados por coches al circular entre el tráfico, sentíamos que la intimidación de compartir la carretera era una de las mayores barreras para moverse a diario en bici.»

«Sin embargo, también nos dimos cuenta de que nuestra comodidad personal en carreteras con carriles bici se veía muy incrementada, así que empezamos a trabajar para comprender cuáles eran las diferencias entre ambas situaciones. Claramente uno de los mayores beneficios de los carriles bici es que existe una barrera establecida y común que tanto conductores como ciclistas respetan. Sin embargo, requieren una gran cantidad de recursos y planificación para implementarlos, de modo que decidimos centrarnos en el hecho de que los carriles bici establecen un espacio de seguridad más allá de la huella de a bici»

«Tras experimentar con medios físicos para incrementar el tamaño percibido de la bicicleta, nos dimos cuenta rápidamente de que esto comprometería la seguridad del ciclista al incrementar la probabilidad de enganchones accidentales.  En este punto fue cuando decidimos proyectar una frontera visual en el pavimento adyacente utilizando un láser. Aunque no establece un camino claro y predecible que seguir, anima al conductor a ceder al ciclista un carril más ancho, captando su atención de un modo diferente…»

El aparatito aún está en fase de desarrollo, probando distintos colores y orientaciones del láser, pero la expectación que ha levantado este nuevo dispositivo de seguridad ha animado a sus diseñadores a adelantar el máximo posible su fase de fabricación y distribución al público.

Pedalear con nieve

Se anuncia una nueva bajada de las temperaturas y de las cotas de nieve. Aunque no creo que volvamos a ver Madrid tan nevado como hace un par de semanas, recuerdo que durante esos días costaba salir a la calle, en bici o andando, con las aceras y las calzadas cubiertas de nieve compactada y hielo. En Alcalá pasaron cuatro días antes de que se esparciese sal por las principales vías de comunicación, y aún así algunas zonas han terminado de deshelarse al calor del sol de los últimos días.

Estos días me decía «¡Caray, Mayte, has ido a clase en bici con 15 grados bajo cero, esto no es para tanto!», pero entonces recordaba… Claro:  en Estrasburgo los carriles bici se salaban con la misma premura que las calzadas y las aceras; he investigado también un poco entre las fotografías de Zakkaliciousness en Flickr, una buena colección de imagenes de ciclistas en Copenague, unas cuantas de ellas bajo una buena nevada, pero con los carriles bici correctamente mantenidos; Toronto ya ha tomado nota y pone en marcha su plan para desarrollar más carriles bicis y mejor mantenidos, apoyándose en el uso – que ya se hace en Dinamarca – de quitanieves específicos para carriles bici.

(La reflexión del fotógrafo merece la pena: pincha en la imagen para verla).

Aquí nos ha costado reaccionar ante un temporal de nieve, y ni siquiera contamos con una red adecuada de carriles bici. Los pocos que existen no saben lo que es el mantenimiento.

Paciencia y ¡a seguir reclamando una infraestrucutra que nos beneficia a todos!

Más imagenes de ciclistas en Copenhaguencyclechic.

Movilidad urbana en la prensa de hoy

El País ha publicado hoy un artículo sobre la movilidad urbana en Europa y España.
En España los principales problemas no varían:  Las medidas que se proponen o se adoptan se quedan en anécdota por la falta de continuidad, y sobre todo por la falta de coordinación entre las distintas comunidades, que hacen la guerra cada una por su lado a falten ausencia de una normativa estatal sobre movilidad.

Morabike

En marzo de 2008 se presentó en la tienda EspaiBici de Barcelona esta bicicleta de plegado ultrarrápido y diseño 100% español

A primera vista, y sin haber tenido una al alcance de la mano, la MoraBike parece llena de ventajas y tiene unos acabados muy atractivos

  • Pesa menos de once kilos: en el mercado hay bicicletas de pesos muy diversos, aunque para bicicletas de este tamaño el peso va de los 11’5 a los 14 kilos. Parece poca diferencia, pero puede ser importante en intercambiadores de metro y bus con grandes distancias, por ejemplo.
  • Una vez plegada, la bicicleta ocupa unos 0’140 m3, como el equipaje de mano para un avión. Por ejemplo, mi bicicleta ocupa unos 0’158 m3, lo suficiente como para que no cuele como maleta para cabina de pasajeros.
  • El plegado se realiza en unos 8 segundos (frente a los 15 que suelen requerir otra plegables con distintos sistemas). El truco parece estar en la «carraca» oculta tras la biela, que permite desplegar en un solo gesto la barra horizontal y el sillín. Aunque el sistema «dentado» puede sufrir desgaste, su fabricación en acero debería retrasarlo mucho.

  • En mi Dahon, el plegado consta de cinco pasos
    • Plegar pedales
    • Bajar sillín
    • Girar la barra del manillar
    • Plegar manillar
    • Plegar barra horizontal
  • La MoraBike se pliega en dos pasos
    • Plegar manillar, no hace falta girar la barra del manillar.
    • Plegar por la «carraca»: este único pliegue coloca ambas ruedas paralelas y pliega la barra horizontal; el sillín y los pedales no requieren ser recogidos

  • Además, en el diseño del cuadro se ha cuidado mucho la seguridad: no se dobla ni crea holgura por la presencia de bisagras, y la bici no puede doblarse sobre sí misma acidentalmente
  • El cambio es interno, por lo que sufre menos deterioro y no requiere mantenimiento.

En los detalles de esta bicicleta podemos apreciar que su diseñador, Josep Mora, es Ingeniero técnico y ha sido profesor de la Escuela de Diseño Elisava de Barcelona: la MoraBike integra en un diseño muy atractivo detalles técnicos originales y de calidad.

Josep Mora ha diseñado varias bicicletas, y el campo de las plegables parece ser el más adecuado para desarollar sus habilidades aplicando la técnica para renovar el diseño de objetos tradicionales. Mientras que muchas marcas de bicicletas plegables trabajan sobre sistemas de plegado previamente existentes, la MoraBike ha introducido una de estas innovaciones que sorprenden precisamente por su sencillez.

En el diseño de la bicicleta y de su proceso de producción se han tenido muy en cuenta los criterios ecológicos:

  • Reduce la huella de CO2 en su proceso de fabricación:  se fabrica en talleres que no están separados entre ellos más de 40 km.
  • Se fabrica con acero inoxidable
    • al tratarse de acero inoxidable sin ningún tipo de aditivos, al final de la vida útil de la bici, puede ser reciclado fácilmente
    • el acero se fabrica en Barcelona con materiales que provienen de la península, por lo que también se reduce la huella de CO2
  • el cuadro no está pintado: se elimina un componente químico que pueda añadir emisiones contaminantes al proceso de fabricación de esta bici

El precio de la bici – alrededor de 700€ por el modelo de 3 velocidades, y hasta 850 por el modelo de ocho velocidades – la sitúa entre las gamas media-alta de bicicletas plegables. Si lo comparamos con los precios de Brompton, otra marca de bicicletas que no se importan sino que se fabrican en Europa, no resulta excesivamente elevado. Si embargo sigue fuera del alcance de muchos de nosotros.