Bicicletas del siglo pasado: Penny Farthing

En octubre del año pasado Luis me envió un enlace a Babelgum, una red de televisión en Internet que publicaba una serie de vídeos en la que varios londinenses presentaban sus bicis… Y como quien presenta a una mascota, no había bici que no se pareciese a su amo. Si buscas entretenimiento, saltar de uno a otro de éstos vídeos te puede hacer pasar un buen rato.

El enlace que me mandó Luis remitía a éste vídeo, pero a mi me llamó mucho más la atención el caso de Neil, un hombre del siglo pasado al que le gusta pasear en una bici decimonónica.

Las penny farthing (o «penique-centavo») recibieron ese nombre por el tamaño de sus ruedas: el centavo británico equivalía a un cuarto de penique, y era bastante más pequeño que éste, de modo que ambas monedas parecían representar bastante bien esta bici de desmesurada rueda delantera y minúscula rueda trasera.

Si alguno de vosotros se siente, como Neil, un auténtico playboy a la antigua usanza, existen fabricantes de réplicas de éstas bicis antiguas. Prepara unos 900 dólares más gastos de envío, y ¡ya es tuya!

Otra bici plegable

Estoy recuperando algunos enlaces que fuí recopilando para entradas que nunca llegué a escribir, así que algunas de las cosas que voy a publicar próximamente no son lo último de lo último, pero… ¡Molan!

Esto que os traigo hoy es una bici plegable que ocupa exáctamente la circunferencia de las ruedas, 26 pulgadas exactas.

El sistema de plegado parece un poco complicado como para completarlo en un minuto, pero con un poco de práctica todo se consigue. Además, el cuadro tiene unas formas que recuerdan a las bicis urbanas tipo custom, así que si te gustan las custom y las plegables y te cuesta elegir, esta puede ser una buena opción: un buen trabajo de serigrafía y un par de detalles de personalización pueden convertir la bicicleta plegable de Dom en tu compañera indispensable.

La pena es que he estado investigando para ver si localizaba alguna página del inventor de esta bici, y no he dado con ella, de manera que parece complicado conseguir una réplica.

Vía Microsiervos.

Recarga tu móvil mientras vas en bici

¡No puedo creer que lo hayan inventado! Puede que no sea ninguna novedad, pero yo no conocía este cargador de móvil para  bici, y estoy encantada con el descubrimiento.

El que he encontrado es de Nokia, pero investigaré por si hay cargadores compatibles con otras marcas, y sobre todo… ¡Tengo que hacerme con uno para probarlo!

El paquete incluye un soporte para fijar el teléfono al manillar de la bici, y una dinamo que se conecta al teléfono a través de la entrada de recarga: el móvil comienza a cargar a partir de los 6km/h, y deja de recargar a los 50km/h (cuando llevas un velocímetro compruebas que eso es casi inalcanzable… En la cuesta más empinada en Pirineos, por un tramo de carretera y sin frenar, lo más que he alcanzado han sido los 42 km/h… Y ya creía que se me iba a desmontar la bici de montaña), pero la velocidad óptima para la recarga son los 25 km/h (algo más asumible para un ciclista urbano). La batería de un móvil normal se carga en unos 20 minutos… Habrá que comprobar cómo se da la recarga de la batería de Smart Phones.

Puede que no os parezca demasiado útil, sobre todo si la mayoría de vuestros trayectos no duran demasiado y no da para cargar un móvil, o si rara vez os quedáis sin batería. Pero para una despistada como yo que, cuando no me olvido el móvil en casa, me lo llevo sin carga, puede ser la salvación en caso de emergencia. Además, me gusta que una marca grande como Nokia haya decidido ofrecer a los ciclistas un equivalente de los clásicos cargadores de coche. ¡Será porque ya somos un mercado interesante!

Actualización (de hoy mismo, unos minutos más tarde): Como sospechaba, el invento no es ninguna novedad. Nokia presentó su cargador de móviles para la bici en Junio de 2010, aunque es ahora cuando sale a la venta. Sin embargo quienes ya lo conocían pueden sentirse decepcionados, ya que en su presentación se anticipó un precio de venta de 15€ que se ha transformado ahora en 45€.

Otros fabricantes ofrecen cargadores de bici para diversos aparatos, entre ellos especialistas en bicicletas como Tout-Terrain o Dahon. Este reportaje de Terra sobre cargadores eléctricos para bici es bastante completo: cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes en cuanto a precio, velocidad a la que comienza la recarga, tiempo o distancia necesarios para completar la recarga, compatibilidad con los diversos aparatos… Espero elegir uno pronto para poder contaros cómo me va.