Primeras sensaciones sobre una bicicleta plegable

Si estás acostumbrado a montar en bicicletas «normales», la primera vez que te subas a una bicicleta plegable seguramente te sentirás un poco inseguro, pero esa es una sensación que desaparece enseguida.

Sobre una plegable tu espalda permanece vertical
Sobre una plegable tu espalda permanece vertical

Lo primero que te choca es la postura: yo por ejemplo estoy acostumbrada a ir sobre bici de montaña con el sillín casi a la misma altura del manillar, para ir agachada y aprovechar al máximo la potencia de la pedalada. En una bicicleta plegable se podría decir que vas como un «Lord Inglés», con la espalda perfectamente vertical y porte señorial. Las bicicletas plegables están pensadas para ciudad, así que no esperan que tengas que superar trialeras ni grandes pendientes: aún así, sus marchas te permiten ir bastante cómodo incluso saliendo de túneles o, en mi caso, superando la rampa del parking.

Otra sensación sorprendente sobre una bicicleta plegable es la velocidad: al verla tan pequeña no te lo esperas, pero lo cierto es que, al tener las ruedas más pequeñas, necesitas menos esfuerzo para ponerlas en movimiento. Sus siete velocidades, lo mismo que te permiten superar airoso rampas empinadas, te pueden hacer alcanzar velocidades de vértigo en el piñón más pequeño (las Dahon urbanas sólo tienen un plato, y siete piñones), y lo mismo que para ponerte en marcha, el tamaño de las ruedas te ayuda bastante a no notarlo apenas cuando bajas piñones. La sensación de velocidad se ve incrementada por el hecho de que estas dando pedales con bastante mayor frecuencia que sobre cualquier otra bicicleta.

Unión entre manillar y rueda delantera
Unión entre manillar y rueda delantera

La novedad con respecto a otras bicicletas que te hará sentir más inestable es la barra que une el manillar y la rueda. En una bicicleta normal sueles encontrarte con una potencia que desciende unos 8 cm hasta unirse con el cuadro, pero en una bici plegable esta barra se une directamente a la rueda, y la sensación de control sobre la dirección es bastante distinta: al principio tiendes a hacer oscilar la rueda de un lado a otro, y te parece que la direción es mucho más sensible a cualquiera de tus movimientos. Lo cierto es que apenas necesitas rodar unos metros para sentirte más cómodo con esta nueva disposición, y además, esa mayor «sensibilidad» de la dirección también te permite mantener mejor el equilibrio cuando tienes que ir despacio, por ejemplo, porque te has subido a la acera y no te queda más remedio que ser respetuoso con el peatón que tienes delante.

Estas son las tres cosas que más te chocarán cuando te montes por primera vez en tu bici, pero insisto en que te habituarás con bastante facilidad. Por lo demás, se llevan como cualquier bici, pedaleando e intentando disfrutar de cada metro.

Sólo debes tener en cuenta un par de pequeños inconvenientes: por un lado estas bicis, aunque son muy juguetonas y divertidas, no son aptas para subir bordillos tirando de manillar. Su geometría dificulta levantar la rueda delantera del suelo (que se puede hacer si te empeñas, pero no circulando normalmente), y sus pequeñas ruedas acusarán bastante el bache. Al bajar de un bordillo la situación es algo más sencilla, pero arriesgada: con una bicicleta con ruedas de 26′ puedes estar acostumbrado a bajar de los bordillos sin cambiar siquiera tu postura sobre la bici, son escalones pequeños y apenas pierdes la estabilidad. Pero si vas sobre una bici plegable, sus pequeñas ruedas, como te decía, van a acusar bastante la diferencia de altura, y te pueden hacer perder el equilibrio con bastante facilidad si no vas atento.

El otro inconveniente es el deslizamiento. Tal vez a los que rodáis sobre bicicleta de carretera esto no os sorprenda tanto, pero yo, acostumbrada a los tacos y la goma de mis cubiertas de montaña, me llevé un buen susto la primera vez que me ví deslizando varios metros sobre el adoquinado liso de la calle un día de lluvia: las cubiertass de una bici plegable están hechas para moverse por ciudad y para ser ligeras – o al menos no tan pesadas como unas gruesas cubiertas de montaña -, así que son lisas y bastante duras para sobrevivir a la abrasión del asfalto. Cuidado con las calles adoquinadas, las aceras y plazas lisas, y los días de lluvia.

12 comentarios en “Primeras sensaciones sobre una bicicleta plegable”

  1. Por Articulos como estos es que estoy animado a comprarme una Bicicleta Plegable, aunque sea casi imposible encotrar una de estas aqui en Venezuela… No soy quien para criticar, pero te quiero sugerir que coloques mas fotos en tu artículos, por ejemplo deberias colocar mas fotos de tu Bici y de los lugares que visitas… Para nosotros los que vivimos en esta parte del mundo es muy interesante ver imagenes de su pais…

  2. Espero que tengas suerte en tu búsqueda:EN el post «Quiero ESA bicicleta» indico varias marcas de bicicletas plegables sobre las que podrías informarte, es posible que tengan precios más razonables o que te sea más fácil encontrarlas en Venezuela. Es cierto que incluyo pocas fotos y mucho texto en mis posts, no eres la primera persona que me lo dice, pero… No me gustan mucho las cámaras de fotos, así que casi nunca llevo una a mano – aunque me estoy acostumbrando desde que tengo el blog – y cuando empiezo a escribir me cuesta abreviar… Prometo esforzarme en mejorar este aspecto!

  3. Amigos en Venezuela si se pueden comprar busquen por internet y las conseguiran! y ademas gracias por el post ya se que tomar en cuenta de verdad son rapidas? me interesa mucho .. saludos

  4. Pues… No pueden igualar la velocidad de otras bicis urbanas como las fixies, pero creo que, pese al reducido tamaño de sus ruedas, no tienen nada que envidiar a bicis de estilo holandés. Sobre todo notarás que cuesta muy poco acelerar, y de verdad que resulta sorprendente las velocidades que alcanzan, su aspecto engaña.

  5. Despues de cuarenta años, montando en bicicletas de carretera y montaña, estoy estrenando una pegable, en Malaga, estoy disfrutando mas de lo que esperaba, las largas rutas, pasaron a la historia, tambien con la edad( 55 ), se acaban las fuerzas, un saludo

  6. Hola, qué bueno el blog!, gracias por la información, me acabo de comprar una plegable, ya tengo una de montaña pero para ir a trabajar todos los días me parece que va a ser mas cómoda la plegable. Te cuento que en Buenos Aires estamos en pleno auge con el uso de las bicis, ya hay ciclovías, y la que me compré es argentina y con componentes importados, excelente. Es un clasico por estas tierras, se llama aurorita folding twon, e imita a la Dahon pero mucho mas barata. Saludos!

  7. Hola,voy por mi segunda plegable,la primera es una económica generalista de centro comercial(Alcampo),la cual aún conservo y uso los dias lluviosos,o en lugares susceptibles a robo.La otra,es mi «cohete» Dahon MU SL, un misil del asfalto con 9 piñones y neumaticos lisos(que no dan sustos ni en mojado,por cierto),y utilizo para ciudad o incluso rutillas de carretera,y lo mejor es que pesa unos8 kgs solo,y plegada es superpequeña y manejable como una maleta pequeña.ANIMAOS Y PROBAD UNA,OS ENGANCHARÁ DE VERDAD,SON COMO TU PRIMERA BICI…SALUDOS!!!

  8. hola , soy de Bogota Colombia compre plegable y al andar un buen rato note algo de falta de velocidad, esto me decepciona un poco, pero sus observaciones me ayudan a valorar las ventajas de la bici, gracias ahora podre dormir tranquilo para ir mañana a mi primer dia de trabajo

  9. Quiero comprarme una plegable pero tengo una duda que tanto peso soporta una plegable ya a e soy robusto

  10. Mi opinión: esta semana estrené bici plegable y estoy más que satisfecho. Tengo 51 años y he tenido muchas bicicletas diferentes. Es curioso que la segunda bicicleta que tuve (hará unos 40 años) era también una plegable, alemana (pues nací en Alemania, aunque soy español) . Era una bicicleta grande y pesada si se compara con las plegables actuales, con freno a contrapedal y sin cambio de marchas.
    La que acabo de estrenar (una Beixo X-Town http://www.beixo.es/beixo-x-town-crosstown-biciplegable) es muy ligera (12 kg), compacta, tiene correa de transmisión en lugar de cadena, tres marchas integradas en el buje, y ruedas de 16″. Y sí, es un concepto de bicicleta diferente, pero diría que si no son todas plegables es porque son más caras, complejas, y quizá algo menos robustas; porque por lo demás todo son ventajas.

  11. Debido a mis años (68) me he pasado a la plegable porque pensé que me sentiría más seguro en una bici pequeña y sin barra horizontal, pero me sorprendió desagradablemente el problema magníficamente explicado de las oscilaciones del manillar, solo que no se me resolvió con facilidad, sigo sin poder dominarlo. ¿A alguien se le ocurre alguna técnica o truco que me permita mantener la línea recta con alguna facilidad?

Deja un comentario