Reparar un radio partido en mi bici I: ¿qué ha pasado?

Casi un año sin mover los pedales de mi bici, y sin embargo, el trabajo o los exámenes.. Han sido lo de menos. Habría seguido usando mi bici plegable con normalidad (para ir a la biblioteca sobre todo) si no hubiese sido por un radio partido.

¿Y qué he hecho para partir un radio? Pues, la verdad, nada: el pasado otoño Luis partió un radio de su bici, cogió la mía prestada… Y me partió un radio a mí. Desde luego mi chico tiene habilidad para partir radios… ¿Será mala suerte, o él pone de su parte?

Por qué se parte un radio:

Nunca en mi vida he partido un radio, ni siquiera con la bici de montaña, que se lleva sus buenos golpes en las bajadas más pedregosas. Sin embargo en cuestión de semanas Luis ha partido el radio de su bici de montaña y el de las dos bicis plegables que tenemos en casa: Algo hará que fuerce la ruptura de un radio, así que lo mejor para no tener que hacer esta reparación continuamente será saber cuál es la mecánica que produce la avería y evitarla.

Parece que tiene mucho que ver con el estilo de conducción de Luis: creció encima de la bici, compitió en los años de la Universidad, y tiene unas piernas muy potentes, lo que le permite manejar desarrollos muy duros (es decir, el plato más grande y el piñón más pequeño) incluso en cuestas empinadas; además, si os fijáis en la salida de una carrera ciclista veréis que quienes están en cabeza y quieren desligarse rápidamente del pelotón, además de pedalear muy rápido, mueven el manillar de un lado a otro, haciendo que la bici se incline entre sus piernas: así se consigue

  • tal y como yo lo veo,más espacio a los lados, aunque no sé si los ciclistas que compiten lo verán igual: ese movimiento frenético de brazos hace que la gente a tu alrededor se “despegue” de tí, y minimiza el riesgo de engancharte con otro corredor y caer
  • más fuerza en el pedaleo: al inclinar la bicicleta ya no es sólo tu pierna lo que fuerza el movimiento del pedal hacia abajo; cuando mueves un pedal hacia abajo, con los brazos tiras de la bici hacia el lado contrario, de modo que estás ejerciendo una fuerza para que la bici se mueva en sentido contrario al del pedal, estás moviendo los pedales con todo tu cuerpo.

Esto está muy bien en carrera (sí, estoy sacando una rencilla doméstica a la Red, ; ) ), pero las bicis urbanas, salvo que sean de gama alta o específicas para lograr la mayor velocidad (como las fixies de los mensajeros) – no están preparadas para que se ejerzan esta fuerza y estas torsiones sobre ella: al inclinarse la bici, la rueda sufre más fricción y más irregular contra el suelo, va a derecha e izquierda… Las tensiones que soporta acaban siendo excesivas y es comprensible que alguno de los radios acabe cediendo. Al fin y al cabo, las llantas son elementos de la bici cuya fuerza reside en un sistema de tensiones en equilibrio: la llanta de aluminio no es lo bastante fuerte como para mantener su perfecta forma circular bajo el peso de un ciclista y sobre las irregularidades del terreno, son los radios que la mantienen tensa los que le dan su forma. Y esto nos lleva al siguiente punto.

¿Cómo sé que he partido un radio?

En realidad no es que mi radio se haya partido en dos y sus trozos cuelguen lastimeramente de la llanta y el buje. Lo más normal es que se rompa por el remate que lo mantiene sujeto al buje (como la cabeza de un alfiler) o la cabeza que lo sujeta a la llanta, pero el radio sigue ahí en toda su longitud, en su sitio, así que a primera vista no notas que se haya partido.

Notarás que el radio se ha partido…

  • Por el ruido que produce al hacerlo: en ese momento en que estas sometiendo a tu bici a unas fuerzas excesivas, oirás un “tlannnnggg”…. Similar al de una cuerda de guitarra al partirse, o cuando pisas el traste más agudo y la pulsas con fuerza. Es el sonido del radio perdiendo tensión.
  • Al rodar, notaras que la rueda se desalinea y se mueve hacia los lados.
  • En parado: coge los radios uno a uno y comprueba que ninguno se mueve.

Comprobado, el radio está partido, ¿qué hago?

Bájate de la bici enseguida. Si sigues circulando con un radio partido lo más seguro es que sucedan dos cosas, ninguna de ellas buena

  • Perdida la tensión que sostiene la forma circular de la rueda, acabará perdiéndola bajo tu peso, ovalándose.
  • Roto el equilibrio en el sistema de fuerzas de cada uno de los radios, muchos otros se partirán.

Así que te toca arrastrar a tu compañera hasta casa, y ponerte manos a la obra. En el siguiente post hablaremos de cómo cambiar ese radio partido.

16 comentarios en “Reparar un radio partido en mi bici I: ¿qué ha pasado?”

  1. Parece que los astros se han alineado entre tu bici y la tuya porque yo también acabo de darme cuenta de que tengo uno partido de la trasera. Me he dado cuenta al arreglar un pinchazo, así que no tengo idea desde cuando voy con el radio roto. Mañana tocará reparar.

  2. Pues es un problema no saber desde cuándo lo llevas así, es probable que la rueda se te haya desalineado. De hecho, ¡me dejas alucinada con que hayas podido estar rodando un tiempo con el radio partido! ¿No habías notado ningún comportamiento extraño?

  3. La que mencionas es una de las muchas formas de romper un radio pero también hay que revisar de vez en cuando la tensión de los radios, tienden a descompensarse y unos se aflojaran y los que sufren mas tensión partirán cuando no puedan “absorber” cualquier sobresfuerzo, esto es imprescindible si el firme por el que se circula es bastante irregular y si nuestro peso no es ligero. He sido esprinter, un poco bruto como es de ley, y te puedo decir que he roto mas cuadros de bicicleta que radios de esas en dos ocasiones he partido el cuadro esprintando, en otra el manillar, en otra la tija del manillar, en otra la tija del sillín,… pedales, una biela, cadenas,… y los radios intactos.

  4. ¡Ay, la leche! Pero ¿Cómo se pueden partir tantas cosas en una bicicleta? Madre mía, creo que debo añadir una advertencia a mis posts…. “Experiencia aplicable a ciclistas blanditos“, está claro que no puedo ofrecerme como ejemplo de un uso medio (y mucho menos intensivo) de la bici.
    ¿Tú no serás amigo de Luis? Porque después de leer esto, ya no le puedo decir que hace el bestiajo con la bici: el problema es que yo soy demasiado flojucha con ella. Ya te adelanto que no es una cuestión de pesos, no se puede decir que yo sea una chica menudita y ligera: altura media (debo de andar por el 1’70), complexión atlética, y consumo compulsivo de alimentos, ¡antes me mato a pedalear que quitarme un trozo de chocolate!

    Gracias por tu comentario: ¡¡tienes toda la razón en cuanto a la importancia de revisar las tensiones de los radios!!

  5. También hay que decir que me voy haciendo mayor y cada vez rompo menos cosas, hay mas posibilidades que me rompa yo primero,… y que nunca he tenido pinta de ciclista tirillas, quizás de leñador o algo similar como buen ejemplo de la familia de montañeses a la que pertenezco.

  6. Ep,… al final eran dos los radios partidos y ambos del lado de la piñonera con lo que el cambio ha sido algo más costoso ya que hay que sacar las coronas para acceder a esa zona del buje.
    En mi caso, como dice Luís Miguel, es posible que el peso sea determinante para partir algún radio o que de vez en cuando le haga cosas o la meta por caminos que no están diseñados para una plegable.
    Saludos y suerte con la reparación!

  7. Desde luego que el peso es determinante en la rotura de radios.
    Con 125 kilillos que peso, es bastante habitual que se rompa alguno. Asi que tocare madera.
    Cierto lo que decis. En cuanto se rompe un radio hay que arreglarlo rápidito, porque es facil que por el esfuerzo se rompa alguno más.

  8. Si no haces mucho el burro puedes seguir rodando con tu radio partido hasta casa, si la rueda se ha descentrado mucho y llevas una llave de radios suelta o en tu multiherramienta (muy recomendable) puedes compensar la desviación aflojando un poco los dos radios adyacentes o quitarle tensión al freno si roza y no tienes hrramientas para ajustar los radios. Eso sí, conviene cambiarlo cuanto antes.
    Yo, que soy un peso pesado, he rodado 70km con alforjas y un radio roto sin problemas.
    Hablo de ruedas traseras de 36 radios, también hay que decirlo.

  9. Hola Chicos y chicas.
    Me he animado a escribir porque en esto de los radios rotos desgraciadamente no me gana nadie hasta el punto de la desmotivación extrema por este deporte.
    Me encanta el ciclismo lo llevo practicando más de 20 años de forma regular pero las roturas de radios (centenares) como de cuadros (cinco) desmotivan a cualquiera.
    Soy un ciclista ligerito (65 kg) de los considerados “escaladores” y tiendo a pedalear con mucha cadencia y lo más redondo posible pero no consigo dejar de romperlos.
    He oido chorradas de todo tipo sobre las causas de esto pero todas se contradicen. He centrado las ruedas en diferentes talleres y ninguna dura más que las que yo mismo reparo.
    He entrenado con profesionales, incluso con un ganador del Tour de Francia, y todos me dicen que no ven nada raro en mi pedaleo.
    Tengo una bicicleta de cromoly (acero) que tiene 15 años y esta es la única que no me ha dado problemas. Todas las que he roto eran de aluminio o fibra de carbono, es decir, caras y muchas de ellas no han durado ni 10.000 km.

  10. Pues sí que resulta curioso que partas tantos radios! Yo convivo con alguien que también suele partir muchos, pero en su caso la cosa se ha agravado al coger peso (el trabajo con ordenador y la vida sedentaria, ya se sabe), y además nunca ha sido un ciclista ligerito: sus piernas son como columnas de anchas y macizas, y viendo a su abuela y a su hermana me queda claro que es cosa de genética. Pero en tu caso, con tu peso y encima escalador (creo que los ciclistas más finos que he visto eran escaladores), me resulta muy curioso.
    No voy a aventurarme a elucubrar con las causas, porque si gente con experiencia e incluso expertos no han dado con ellas, menos voy a hacerlo yo. Pero espero que el asunto de los radios partidos no te desanime demasiado: seguro que ya eres todo un experto y tardas en cambiar el radio lo que muchos tardan en reparar un pinchazo.

  11. Hola soy Ivan mi grupo de btt y yo hemos hecho un foro (http://aficionadosalbttactivo.com)
    donde podemos contactar con jente nueba para hacer btt,
    tan bien en el foro cada finde, se hace una ruta que nosotro tazamos para que todos
    los que se suscriban puedan ir a esas rutas eso si todo GRATIS.

  12. El problema es que mi bici que es casi nueva rompe radios en la rueda trasera..es una bici de paseo holandesa y no se porque…de repente zas radio roto por el lado del buje,,,y claro roto uno al poco otro y otro y la llevo al taller el chico me dice que no hay una explicacion…me lo arregla y a la vuelta de dos meses otra vez….y ya van dos me dijo que si me volvia a pasar la solucion seria cambiarlos todos….es una solucion..porque puede romperlos …la bici se utiliza para andar por ciudad sin hacer el cabra…

  13. Pues yo también puedo decir que castigo mucho mi rueda trasera, cada 100 km ya esta de ligeramente desalineada a desalineada y ruidosa, he llegado a tener 3 rayos rotos al mismo tiempo y según yo no soy tan salvaje al pedalear.

  14. Yo hoy volvi de una pileta, un chico tenia una bici, ellos me jodian mucho, le di un pelotazo a la bici y PUM el radio se partio, se enojo mucho el pibe y me dio alta cachetada , por dentro me estba cagando de la risa e.e pero bueh, y esta es mi pregunta, cuanto vale uno?
    Gracias

  15. Hola,
    Pues yo acabo de romper mi primer radio, y hace unos años que tengo la bici (Conor WRC Pro XT). ¿La putada? Que me acabo de enterar ahora, no tengo herramientas para cambiarlo y mañana por la mañana tenemos una salida.
    ¿Es totalmente desaconsejable hacer la salida sin un radio? No peso mucho, unos 67kg. ¿Es arriesgarse o directamente seguro que rompo algun radio más o incluso la rueda?
    Gracias

Deja un comentario