Ajusta tu bici plegable a tus medidas

Para sentirte cómodo cuando montas en bici y evitar posibles lesiones es muy importante saber ajustar las medidas a tu cuerpo, y las bicicletas plegables no son una excepción. Si montas en bici habitualmente verás que los ajustes para una bici plegable son muy similares a los de una bici tradicional.

La inclinación, posición horizontal y posición vertical del sillín determinarán que hagas una conducción cómoda y eficaz o una conducción inestable y que te provoque dolores. Si los ajustas correctamente, tu peso se repartirá de forma equilibrada sobre la bicicleta, tus brazos tendrán una posición relajada y flexible que les permitirá actuar como amortiguadores naturales, y controlar la bicicleta con más agilidad.

En cuanto a la inclinación, a veces se tiende a colocar el sillín inclinado hacia delante para evitar que se «clave» en la zona genital. Si embargo esta posición hace que tus caderas resbalen hacia delante sobre el sillín, obligándote a corregir la postura frecuentemente y haciendo recaer la mayor parte de tu peso en los brazos y hombros, lo que acabará por acumular tensión en esta zona y provocarte dolores. Lo mejor es que el sillín esté lo más horizontal posible. Cuando el sillín tiene la inclinación adecuada, los huesos de apoyo se encuentran estables sobre el sillín, no se deslizan hacia delante o hacia atrás, y la presión se reparte uniformemente.

Ajusta la inclinación y la posición horizontal de tu sillín
Ajusta la inclinación y la posición horizontal de tu sillín

Para ajustarlo necesitarás una llave Allen de 6 mm., de las que puedes encontrar en cualquier multiherramienta para bicicletas, con la que aflojarás el tornillo que sujeta las guías metálicas del sillín sobre la tija. Verás que estas guías se insertan en una pieza metálica cuadrada con base redondeada y muescas transversales: hazla girar hacia delante o hacia atrás hasta conseguir la posición que quieres, y vuelve a apretar el tornillo.

Esta misma maniobra te servirá para ajustar la posición horizontal del sillín, más adelantada o más retrasada, deslizando las guías metálicas del sillín hacia delante o hacia atrás en el interior de la pieza cuadrada. La posición horizontal del sillín te servirá para adaptar la bici a la longitud de tu tronco y repartir tu peso entre el sillín y el manillar: cuanto más retrasado está el sillín, más peso recae sobre el manillar, los brazos y los hombros, y cuanto más adelantado está el sillín, más peso recaerá sobre él y sobre tu trasero. Lo ideal es conseguir que aproximadamente el 45% de tu peso recaiga sobre el manillar y el 55% de tu peso recaiga sobre el sillín.

Para alcanzar la posición ideal puedes arrancar sobre la posición KOPS (Knee Over Pedal Spindle) e ir ajustandote poco a poco a tu propio cuerpo. En esta postura tu rodilla cae exáctamente sobre el eje del pedal cuando el pedalier está vertical sobre el suelo. Para comprobar que esto es así puedes utilizar una plomada, o algún objeto pesado atado a una cuerda. Si colocas un extremo de la cuerda en tu rodilla, justo en el lateral de la rótula, la plomada o el objeto pesado deberían caer exáctamente sobre el eje del pedal.

La posición vertical del sillín te servirá para adaptar la bicicleta a la longitud de tus piernas. Si compartes tu bici con alguien, aunque tengáis la misma altura probablemente los ajustes deberían ser distintos: ten en cuenta que, por ejemplo, a igual altura las mujeres suelen tener mayor longitud de pierna y menor longitud de tronco que los hombres.

Cuando el sillín tiene la altura adecuada, al colocar el pedal en la posición inferior del pedaleo tu rodilla debería quedar levemente flexionada. ¿Cuánto es «levemente»? Más o menos la diferencia entre caminar con un tacón mediano o sin él: estira tu pierna completamente, pero en lugar de apoyar la parte delantera del pie en el pedal, apoya el talón; si con el talón apoyado en el pedal puedes estirar completamente la rodilla, cuando apoyes la parte delantera de la planta del pie tu rodilla estará levemente flexionada.

Si colocas el sillín demasiado bajo, cuando el pedal alcance la posición superior de pedaleo estarás sometiendo tu rodilla a tensiones innecesarias y perderás eficacia de pedaleo; si tu sillín está demasiado alto, al pedalear notarás cómo tus caderas se desplazan de un lado a otro del sillín para poder alcanzar la posición inferior del pedaleo.

Cuando consigas la altura correcta te recomiendo que hagas una marca en la tija del sillín, así podrás colocarlo bien cada vez que pliegues y despliegues tu bicicleta.

2 comentarios en “Ajusta tu bici plegable a tus medidas”

  1. gracias, por la informacion, tengo una duda, la direccion de los brazos deben de tener algun angulo especifico para lograr la carga del 45% del peso.

  2. ¡Es verdad que muchas bicicletas plegables permiten ajustar también la altura del manillar! Si tienes la posibilidad de adaptar la altura del manillar de tu bici, tus manos deberían quedar por encima de tu cintura y por debajo de tu cuello. No hay una ubicación exacta porque todo depende de tu propia altura, del tamaño de la bici, de su geometría… Si, por ejemplo, eres muy alto, no habrá manillares lo bastante altos como para que tus manos queden a la altura de tu pecho; si tienes problemas de espalda y buscas una posición lo más erguida posible, con la mayor parte del peso volcado sobre el trasero (la relación 45-55 no es matemática exacta), una urbana cruiser será la que te permita elevar tus manos hasta casi la altura de tus hombros.
    Teniendo una plegable, te diría que eleves el manillar hasta la altura de tu pecho. De todos modos, prueba a ver cómo te ves en la bici: si te duelen los hombros o el cuello probablemente deberías elevar un poco más la altura del manillar.

Deja un comentario